Coaching Empresarial

El complejo mundo de la empresa y los cambios profundos que está experimentando el mercado global, necesitan de una nueva forma de entender lo que sucede y de ver nuevas alternativas a las situaciones que se nos presentan. En definitiva, dejamos de ver con claridad el objetivo para el que iniciamos nuestra actividad y el objetivo que buscamos en cada uno de los momentos. Perdemos incluso la visión cabal y los mecanismos para la consecución de dichos objetivos.

Coaching Empresarial Benagui

Si a esto le unimos que las relaciones con mis superiores, con mis colaboradores, con mis afines o con mis accionistas y/o socios no son como espero, se convierten en situaciones poco productivas que me llevan al cansancio emocional, al desasosiego, a la desesperanza, etc., incluso a llevarme a casa todos estos problemas que deberían haberse quedado en el ámbito empresarial.

Por eso, desde Benagui, establecemos relaciones con nuestros clientes en procesos empresariales que nos llevan a definir y decidir acciones para hacer de otra manera lo que hasta ahora estábamos haciendo. En este sentido cobran especial interés las relaciones individuales con cada uno de los objetivos propuestos entre el cliente y nosotros para llevar a cabo el proceso de coaching.


La propuesta que hacemos desde Benagui es llevar al cliente a alcanzar los objetivos propuestos de la manera más efectiva posible. Si el problema es de relación con el equipo proponemos metodologías de alto rendimiento para hacer funcionar al equipo. También ofrecemos coaching para mandos intermedios con el fin de mantener sus relaciones con los subordinados y la alineación con los objetivos generales.

Dentro de este ámbito de Coaching Empresarial llevamos a cabo acciones con distintos tipos de organizaciones para ayudarles a alcanzar las metas propuestas, ya sean de la empresa propiamente dicha, de organizaciones no gubernamentales, de equipos deportivos y de organizaciones políticas, actuando en toda o en parte de la organización y en individuos concretos.


Aunque lógicamente somos quienes asumimos la responsabilidad en este proceso de transformación, hemos de ser ambos (la organización o individuo) y nosotros quienes nos involucremos en él de manera colaborativa. Nosotros te mostramos el camino, tú has de andarlo.